FANDOM


El Rey Demonio (魔神王, Majin-ō ?) es el gobernante del clan de los Demonios, además fue quien escogió a los Diez Mandamientos y les brindó sus respectivos Mandamientos.

Apariencia

El Rey Demonio es un ser gigantesco que parece alcanzar al cielo, lleva una armadura oscura y una capa parcialmente rota. Además tiene largos cuernos y una barba larga de color claro.

Cuando apareció ante Meliodas en el Purgatorio, se manifestó como una gigantesca sombra hecha de oscuridad.

Sombra del Rey Demonio
Sombra del Rey Demonio

Personalidad

Aunque se desconoce mucho sobre su personalidad, el Rey Demonio parece poner el poder y la maldad sobre todas las cosas, castigando a Meliodas por haber traicionado a su clan e irse con una diosa, asesinándolo y maldiciéndolo. Tampoco parece tener empatía alguna con aquellos que rompen las reglas del clan de los Demonios, aunque se trate de su propio hijo. Además muestra un gran desagrado por la mujer que cambió a Meliodas. Sin embargo, el Rey Demonio parece estar dispuesto a perdonar la traición de sus propios hijos, cosa que se evidenció cuando ordenó a Zeldris recuperar a Meliodas para coronarlo como el nuevo rey de los demonios.

Historia

Hace tres mil años, el Rey Demonio escogió personalmente a miembros élite de su clan a los cuales les brindó unos Mandamientos especiales, creando así a los Diez Mandamientos. Posteriormente después de la traición de Meliodas, éste junto al Rey Hada Gloxinia y el Rey Gigante Drole lucharon contra el Rey Demonio pero fueron derrotados y eventualmente el Hada y el Gigante se unieron a él entrando a los Diez Mandamientos.

En los últimos días de la Guerra Sagrada, él junto a la Deidad Suprema lucharon contra Meliodas y Elizabeth, asesinándolos y maldiciéndolos por la eternidad.

Sinopsis

Saga de la Batalla por la Defensa de Liones

Después de la muerte de Meliodas a manos de Estarossa de los Diez Mandamientos, el Rey Demonio se reunió con él en el Purgatorio. Allí preguntó si tenía algún tipo de reflexión, además de informarle que lo que les sobraba era tiempo por lo que irían lento y charlarían mucho a lo que Meliodas le declara que nada de eso sucedería. El Rey admite que estuvo observando a Meliodas presenciando su violenta muerte, declarando que incluso alguien como él al haber sido afectado por los mandamientos de Piedad y Amor solo debía esperar para morir.

Meliodas responde que gracias a eso está libre de los efectos de los mandamientos, cosa que el Rey Demonio afirma para luego escuchar como Meliodas se reía de él debido a la maldición que le colocó que le impedía morir. A pesar de esto, el Rey declara que podía sentir las vibraciones de su temblar sin saber si era miedo o simplemente furia. El Rey recuerda como su meta era convertirse en el más grande y terrorífico demonio de todos, procediendo a expresar desprecio por la mujer que lo cambió y lo convirtió en una cáscara vacía de lo que fue.

Meliodas se lanza contra el Rey Demonio

Meliodas se lanza contra el Rey Demonio.

El Rey le pregunta quien creyó que le permitió regresar a la forma que tenía en ese momento y que al escoger morir e ir al Purgatorio, él devoraba sus incipientes emociones, éste procede a manifestarse en forma de humo declarando que lo dejara satisfacer su hambre y sed para que así ambos fueran más fuertes. El Rey le declara que al tomar los nutrientes de sus emociones, recuperará su fuerza pérdida y así comenzaría a acercarse cada vez más al terrorífico demonio que alguna vez fue y que lo dejara deleitarse de esa ocasión, revelando además que era su hijo, acto seguido Meliodas se enfurece declarando que lo intentara para luego lanzarse contra él.

Saga Actual

Después de la pelea de Meliodas contra Escanor, el Rey Demonio sintió que su hijo estaba regresando a su anterior yo, para su deleite. El Rey se pone en contacto con su hijo menor y representante que se encontraba en el Reino de Camelot, Zeldris. Sin mostrar interés alguno cuando su hijo le informó que encontraría al responsable del asesinato de los demonios que custodiaban el reino, el Rey le comentó que aunque su sello no estaba roto, Meliodas lo reemplazaría debido a que era su heredero legítimo. A pesar de la sorpresa, enojo y descontento de Zeldris, el Rey Demonio le ordena a su hijo que rescate a Meliodas.

Habilidades y Equipamiento

Como el gobernante del clan de los Demonios, él es el demonio más poderoso. El Rey Demonio demuestra ser muy hábil en el uso de las maldiciones, puesto que fue el creador de los Mandamientos que portan los Diez Mandamientos. También es el responsable de la creación de la maldición de Meliodas, que ha durado por lo menos tres mil años, y que solo puede ser rota con un poder equivalente al suyo o el de la Deidad Suprema.

Es lo suficientemente poderoso como para asesinar con facilidad a Meliodas durante la Guerra Sagrada.

Habilidad

  • Mandamiento (戒禁, Kaigon ?): El Rey Demonio es capaz de otorgar un mandamiento a aquellos que considera aptos, éstos mandamientos otorgan una maldición única a quien rompe una regla específica de dicho mandamiento. Éste poder es aparentemente absoluto, ya que ni siquiera sus portadores son capaces de oponerse a él. Las maldiciones solo desaparecen si la víctima muere o derrota al portador. Aparentemente, estas maldiciones no son de origen mágico, ya que se activan incluso cuando sus portadores están agotados en cuanto a magia, además de que se perciben de manera diferente a la magia.
    • Amor (慈愛, Jiai ?): Consiste en que todo aquel que albergue odio en su interior pierda todo su poder y se vuelva incapaz de lastimar a otros. Es portado por Estarossa.
    • Desinterés (無欲, Muyoku ?): Consiste en que cualquiera que tenga una relación con otro construida sobre lo "que desean el uno del otro" y se encuentren frente al portador, pierden sus recuerdos, sentimientos y todo sentido de sí mismos. Era portado por Fraudrin, anteriormente por Gowther.
    • Fe (信仰, Shinkō ?): Consiste en quemar los ojos de los desleales en su cercanía. Es portado por Melascula.
    • Paciencia (忍耐, Nintai ?): Se desconocen los efectos que produce. Es portado por Drole.
    • Pacifismo (不殺, Fusatsu ?): Consiste en que si alguien comete un asesinato en su presencia, envejecerá rápidamente hasta morir. Es portado por Grayroad.
    • Piedad (敬神, Keishin ?): Consiste en que si alguien le da la espalda, es considerado como un acto de traición e infidelidad no sólo al mismo portador sino también al Rey Demonio que es representado por él y por lo tanto son sometidos a un estado completo de sumisión y obediencia. Es portado por Zeldris, anteriormente por Calmadios.
    • Pureza (純潔, Junketsu ?): Se desconocen los efectos que provoca. Es portado por Derieri.
    • Reticencia (沈黙, Chinmoku ?): Se desconocen los efectos que produce. Es portado por Monspeet.
    • Reposo (安息, Ansoku ?): Se desconoce el efecto de la maldición. Es portado por Gloxinia.
    • Verdad (真実, Shinjitsu ?): Consiste en que si alguien miente delante de él se convierte en piedra. Es portado por Galand.
  • Maldición de Inmortalidad: Esta maldición revive a la víctima sin falla alguna, independientemente de los medios de la muerte, incluyendo el suicidio o ser asesinado, no importa cuantas veces la víctima muera. Además, impide que la víctima muera de vejez. A cambio de un número indefinido de resurrecciones, las emociones de la víctima se drenan lentamente para alimentar al Rey. La condición para romper la maldición es obtener un poder equivalente al del Rey Demonio o la Deidad Suprema. La única víctima conocida de la maldición es Meliodas.

Armas

Durante su enfrentamiento contra Meliodas y Elizabeth en los últimos días de la Guerra Sagrada, el Rey Demonio utilizó una gigantesca espada con la punta curvada, sin embargo, se desconoce cuando dominio tiene al hacer uso de ella.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.